jump to navigation

MUERTE SENTIMENTAL julio 8, 2008

Posted by Mis[s] Enredados in Estado indefinido.
Tags: , ,
4 comments

Y llega el día en que te percatas de que te has vuelto daltónica, de que ya no distingues el rojo, pasión, ni tampoco el verde, esperanza. Cae la noche, con ella tú, y te hundes en la almohada. Cuando amanece los muelles del colchón ya no te hacen rebotar de la cama. Tus ojos se inundan con el ayer pero ya no se emocionan con el mañana. Comienza por aplanarse tu capacidad de sentir, desapareciendo los picos que te subían hasta el cielo, y sí, supongo que por ende también se difuminan las bajadas. Y termina por convertirse tu existencia en una inmutable e inquebrantable línea recta, hasta que finalmente, los impulsos eléctricos que envía tu corazón adquieren igual morfología. No faltan quienes dicen que todo esto forma parte de hacerse mayor, de crecer sentimentalmente hablando, yo prefiero hablar de muerte, muerte sentimental, la que precede a la carnal, y que sin duda es, la peor muerte.

ELLA abril 3, 2008

Posted by Mis[s] Enredados in Estado indefinido.
Tags: , ,
16 comments

Hoy la noche despertó a la mañana, un día más… He vuelto a soñar con ella, por segunda vez en una semana, y resulta curioso porque en veintitantos años nunca antes lo había hecho… por eso sé que algo va mal. La primera visita fue inquietante, pero no del todo desagradable, la rodeé fuertemente con mis brazos, como una madre que ansía proteger a su hija, con la angustia de saber que lo que está por venir vendrá, con la certeza de lo inevitable. Ella ignorante aún de todo, pequeña en edad, pero grande en curiosidad, me miró con sus chispeantes ojos y me preguntó acerca de lo que le esperaba. Le respondí con una mueca que quiso ser sonrisa. No pude articular palabra. Es todo lo que puedo recordar… La segunda vez fue distinta. Apareció en un lugar que le era impropio, salió como de la nada, y vino corriendo hacia mí con rostro lloroso. Lejos de fundirnos nuevamente en un abrazo, empezó a golpearme y a sacudirme con sus diminutas manos en un intento de hacerme despertar, reprochándome no sé muy bien el qué… o tal vez sí lo sé…

Hoy la noche despertó a la mañana, un día más… ¡En pie! Esas palabras han de significar algo más que sustentarme sobre mis flaqueantes piernas. Me resbalo en charcos de lágrimas una y otra vez. Me levanto otras tantas veces y me digo ¡ya no más! Es hora de desperezarme de esta tristeza en la que me he ido acomodando. Pero el día transcurre y me voy extinguiendo a medida que la luz se apaga. Los árboles de ahí afuera parecen consumir todo el aire, y me asfixian. Mis ojos se han acostumbrado a la oscuridad de este cuarto y ahora el sol ya no alumbra, quema. Se supone que restas días de vida y sumas días de experiencia, pero cuando tu calculadora se queda estancada en la misma operación… parece que nada suma, que tan sólo restas… Sí, un día menos, seguido de una noche menos… y esta última siempre viene dispuesta a espinarme con su manta de estrellas de infinitas puntas… Pero tal vez esta noche sea la noche, no una menos ni una más, tal vez regrese esa pequeña y en su intento de despertarme lo logre de verdad… y de nuevo pueda volver a reconocerme en ella.

CON ESCARCHA EN LAS VENAS marzo 22, 2008

Posted by Mis[s] Enredados in Estado indefinido.
Tags: , ,
8 comments

Hoy me siento la guinda del pastel. No porque me encuentre especialmente apetitosa o rica, ni porque haya abanderado con alguna conquista una montaña de dichas. Y no, tampoco he hecho algo que represente una mancha roja en mi blanca conciencia (al menos hoy). Esto no viene a propósito de mi autoestima ni de mi moralidad, viene a cuento de mi aburrimiento y de los riesgos que éste conlleva… ¡peligro! he estado pensando… Sí, hoy me siento la guinda del pastel, me siento diferente, extraña a lo que me rodea, un punto rojo en este blanco abismo. En efecto, soy como ella, un fruto ácido de la naturaleza a quien han sometido a un proceso de deshidratación y grandes dosis de azúcar para pasar desapercibida dentro de este merengue. O tal vez soy justo al revés, un fruto dulce al que la sociedad ha acidificado para pasar inadvertida en medio de toda esta mierda blanca. La verdad es que no sé dónde empieza y dónde termina lo que era y en lo que me han convertido, lo que me era propio desde que nací y de lo que me estoy apropiando hasta que muera. Ya no sé ni cuál es mi sabor, me confundo entre las más dulces y empalagosas ñoñerías y el más ácido y corrosivo sarcasmo. Supongo que al fin y al cabo no importa lo que se ha sido ni lo que se será, sólo cuenta lo que se es. ¿Pero qué soy hoy? Pues eso, una fruta escarchada, un fruto de la naturaleza que tras pasar por esta fábrica se ha transformado en una deliciosa y repugnante fruta escarchada, tan natural, tan artificial… Lo peor de todo es que cuando a uno se le escarcha el corazón resulta ya difícil de invertir el proceso.

LA DIETA DEL CORAZÓN DE ALCACHOFA febrero 9, 2008

Posted by Mis[s] Enredados in Estado indefinido.
Tags: , ,
5 comments

Al dolor no le ha llegado con comerse mi alegría, mis sueños, mi esperanza… también se come mi comida. Cinco kilos menos en apenas unos meses. No supondría un problema si no partiese de un peso ya no muy alto para mi estatura.

Los (des)conocidos que llevan tiempo sin verme me preguntan muy cortésmente “¿qué tal estoy?” Pregunta con una larga respuesta que ni yo estoy dispuesta a dar ni ellos a escuchar. Así que en un “más o menos” sintetizo mi verdad… “estoy, que ya es bastante teniendo en cuenta las veces que se me pasa por la cabeza no estar.”

Es la misma gente que no tiene reparos en decirme “Has de comer mejor, así das un poco de grimilla.” Yo prefiero asentir sin más, y obviar que en lugar de un problema de peso lo que tengo es una razón de peso para estar así, que he sufrido una indigestión de mariposas, que ha sido el amor que me ha sentado mal.

Realmente es cierto cuando me dicen que estoy muy delgada. Hay días que al mirarme al espejo éste me devuelve el reflejo de una calavera. Tal vez eso explique porque soy incapaz de escribir nada positivo, porque sólo cuervos negros rondan mi mente, pues dicen que estos presienten la muerte. Ni palomas blancas ni Espíritu Santo con mensaje de salvación, sólo cuervos y espíritus nada santos, fantasmas del pasado de estos que cualquier día te encuentras al bajar a la calle y cruzar la esquina.

NI DURACELL NI DULCE CONEJITA febrero 9, 2008

Posted by Mis[s] Enredados in Estado indefinido.
Tags: , ,
1 comment so far

Se me está acidificando el carácter… tanto, que mis pilas han dejado de ser alcalinas. Ahora ya no duro y duro como antes, simplemente me quedo parada, en stand by, consumiendo la poca energía que me queda, consumiéndome, en espera de una activación que nunca llega, derrochando minutos de vida, contaminando todo lo que me rodea…